TRASCENDER LAS EMOCIONES

Tengo presente una frase, que hace días atrás, nació de mi corazón:" LO QUE NO ACEPTAS DE TI MISMO ES LO QUE NO PUEDES CAMBIAR".
La repetición silenciosa, se convirtió en una especie de fuerza que comenzó a desarticular resortes en mi interior. Pensé en ¡cuántas emociones reprimidas! o iactitudes emocionales reprochadas!. i Cuánta exigencia cargamos sobre nuestros hombros! ¡Qué poca aceptaci6n tenemos de nosotros mismos! Cuando por alguna situación generalmente externa, aflora aquello que nos molesta o cuando ponemos luz a ese refugio interior al que no podemos ingresar, sea por miedo, por ansiedad o por comodidad, y comenzamos a reconocer los obstáculos que nos impiden vivir en plenitud.
También cuando, tomamos contacto con el inconsciente que irrumpe la superficie de la conciencia para desenmascarnos; nos encontramos con la totalidad de nuestro ser, sin velos ni engaños.
A veces vemos que esa culpa, o esa duda, o ésa inseguridad, o ese miedo a no ser amado se instalan en nosotros y los trasladamos a todos los aspectos de nuestra vida.
Es fácil confundir la actitud emocional que adoptamos frente a la vida, con la verdadera capacidad de amar. y por ello, emoción y sensibilidad se confunden con el verdadero amor.
Leyendo al Dr. Richard Moss, nos dice "La transformación del hombre comienza cuando se abraza el amor, lo cual lleva a dar el primer paso esencial: la transmutación de las emociones".
Esto quiere decir que, para descubrir el amor que hay en nosotros ¿es el primer paso atravesar las emociones?
Veamos, ¿que es una emoción? Según el diccionario dice: Agitación, turbación del ánimo. Ideas afines: conmoción, golpe, impresión, sobrecogimiento, turbación, alteración trastorno.
Por ende, una emoción es una alteración o conmoción de nuestros sentimientos que modifica luego, pensamientos y acciones.
Sentir emoción es constitutivo de la persona humana. La emoción nos ayuda a reconocer nuestra personalidad y poder transformarla. Es una excelente herramienta si la sabemos manejar. Lo peligroso es cuando nuestra conciencia se identifica con esa impresión que nos sobrecoge y no nos permite ver nuestra propia identidad.
Entonces, si nosotros somos mucho mas que nuestra emociones ¿cómo darnos cuenta?
Una profunda reflexión con mis propias vivencias, me hizo descubrir que hay tres pasos para darnos cuenta a saber:
El primer paso implica tres momentos:

1- En el momento de la conmoción o agitación, lo primero es RECONOCER, cuál es la emoción que se apodera de mi.
2- Luego, trato de EXTERIORIZARLA para mirarme con ella cara a cara, sin engaños ni justificaciones. Reviso, cuál es la causa o la creencia que la provoca.
3- y por último, la ACEPTO como parte real de mi misma, no la reprimo.             ':.'
Sintetizando, para comprender la falsa identificación entre consciencia y emoción, es necesario reconocer, exteriorizar y aceptar nuestras emociones. De nada sirve negarlas. Luigi Pirandello dijo: "El hombre está siempre dispuesto a negar aquello que no comprende".
Llegado a este punto, pienso: Transmutar las emociones ¿será trascenderlas?
La emoción que no se convierte en un desafío para el cambio ni se revisa: enferma. El amor como conciencia de unidad, cura. Es el verdadero amor el que hace trascender las emociones.
El segundo paso, es ejercitarse en afirmaciones que obren en nuestro interior. Como por ejemplo "Yo no soy mis emociones", "Yo me afirmo, transformo y expando desde la conciencia esencial de la unidad". "La energía del Amor Divino me penetra y disuelve todo dolor".
El tercer paso es disponerse a una actitud creativa, es decir, poner en acción lo que queremos trasformar. Esta habilidad para encontrarnos con nuestra propia realidades la que nos va modelando nuestra manera de ser en la vida.
Concluyendo, así de una actitud emocional y dependiente pasamos a una actitud creativa dispuesta al cambio. En donde nuestra personalidad es solo parte de una conciencia que se orienta hacia un orden trascendente. Porque quien ama, no solo siente emoción, sino fundamentalmente la profunda unidad que lo completa.
Ejercitarnos en esta tarea, es trabajar para que la calidad del amor, la solidaridad y la compasión sea lo que rija nuestra acción.

Lucia Inserra
 
     
   
     
Universidad de la Conciencia - 2009 - Argentina. Todos los derechos reservados.    Diseñado por
 Dos Design - Diseño Gráfico