YO SOY EL ENEAGRAMA

Yo soy un símbolo que encierra conocimiento y poder.
Yo represento los procesos cíclicos de transformación.
Yo te puedo ayudar a verte desde adentro y desde afuera.

Yo puedo activar fuerzas desconocidas que actúan de a cuerdo a leyes universales de la Creación y Mantenimiento del Mundo.
Mi forma genera espontáneamente energía si es contemplada, trazada, imaginada, estudiada, adivinada, representada, danzada.

Yo señalo el camino de la transformación y el desarrollo armónico del Hombre.

Yo soy una herramienta universal para resolver problemas del ser y la acción.
Yo soy útil para investigación y descubrimiento de nuevas cosas e ideas, y para el entendimiento de aquellas ya conocidas.
Yo soy una herramienta para planear y hacer, que induce a la examinación y definición de todas las etapas necesarias para el desarrollo de un proceso de transformación.
Yo soy útil para el auto-conocimiento, en psicología y relaciones interpersonales.

Yo represento la unidad en la multiplicidad, unidad cíclica y recurrente, tiempo y eternidad.
Yo siempre sugiero transformación, tanto en procesos dinámicos, (en un sistema o en una función) como en información estática, (en la clasificación jerárquica o representación sistemática.)

Yo soy simétrico en relación a la línea invisible vertical que corresponde al fuego de transformación.
Véanme como si fuera ustedes mismos, no como una  imagen en el espejo, pero como otros los ven.
O véanme como los verían sus vecinos.
Mi lado izquierdo – que ustedes ven a su derecha – puede significar el intelecto, la mente, la razón, la lógica, el mundo de las ideas, el pasado, lo ya experimentado, la introversión, el adentro.
Mi lado derecho puede significar lo emocional, el mundo de actualización, realidad, lo artístico, lo social, el amor, el futuro, la extroversión, el afuera.
Por lo tanto, yo puedo ser interpretado como los dos hemisferios del cerebro, conciente e inconsciente. Yin y Yang.

Mi dualidad, la simetría bilateral, es neutralizada por la línea central vertical, formando una tríada balanceada, como los dos hemisferios cerebrales y la médula espinal.
Yo represento la esencia de la Ley del Tres.
Yo abarco la actividad de las Siete Tríadas, de la Tríada Perfecta a las tríadas de la Creación, Identidad, Interacción, Orden, Libertad y Evolución.

Yo estoy compuesto por tres partes (el círculo, el triángulo y el hexágono), que son cuatro si consideramos el punto central implícito.
Este punto representa lo no manifiesto.
El círculo, como primera limitación de lo Absoluto, representa la Eternidad y la recurrencia cíclica.
El Triángulo simboliza la Ley de la Creación (Ley del Tres).
El Hexágono simboliza la Ley de la Octava (Ley del Siete), el funcionamiento.

Los nueve puntos corresponden a las siete notas (Do-Re-Mi-Fa-Sol-La-Si) y dos intervalos (Mi-Fa y Si-Do) de la octava musical.
Pero yo tengo más de una octava.
Tengo la melodía, la armonía y el ritmo.

A través de las leyes universales de la creación y mantenimiento del mundo, yo soy el modelo de todos los procesos de transformación, en todas sus etapas, y con todos sus detalles, a través de mis propios detalles insospechados.
Piensen en todo lo que existe debajo de las profundidades de mi clara apariencia:
Yo tengo muchos niveles y muchas dimensiones.
Cuanto más busquen, más encontrarán!

A cada fin corresponde un nuevo comienzo.
Tridimensional en cada ciclo, represento las tres octavas de la Creación.
La Gran Octava empieza en la parte superior del Triángulo y termina en su primera vuelta.
La Segunda y Tercera octava empiezan en los otros dos vértices del Triángulo respectivamente, en el sentido de las agujas del reloj.
Después de eso, empieza una nueva octava – si todo es correcto, esta vez en un nivel más alto. Nunca se olviden que cada vértice del triángulo es un punto de contacto con el exterior!

Yo soy el movimiento en sí mismo, y soy más que movimiento.
Yo sigo al mismo tiempo el ciclo cronológico y un ciclo de funcionamiento interno sin tiempo.
En cada uno de mis puntos, ya estoy adelantado y también evoco etapas anteriores, en retroalimentación, a lo largo de los arcos del círculo, o por mis líneas internas.
Nunca estoy quieto.
Yo represento la existencia, así, las mutaciones constantes y permanentes de todo lo que es manifestado y actualizado.

La geometría sagrada y las proporciones sagradas que me constituyen, dicen a aquel que puede oír y mostrar a aquel quien puede ver: realidades objetivas que influencian aún a aquel quien todavía no fue  tocado por este entendimiento.
Mi diseño contiene elementos y relaciones que sólo pueden ser totalmente entendidas por directa revelación, en altos estados de conciencia.

Yo represento todos los procesos que se mantienen por auto-renovación.

Tu debes conocer la verdad, y la verdad debe hacerte libre

Incluso si no me puedes entender ahora, es posible que sientas – no en tu mente, pero en tu corazón-  y que puedas suponer algo secreto que puedes confiar y que engendrará tu fe.

Lucia Inserra
 
     
   
     
Universidad de la Conciencia - 2009 - Argentina. Todos los derechos reservados.    Diseñado por
 Dos Design - Diseño Gráfico