Oración del discípulo

SEÑOR, VEN A MI
En éste instante me entrego a Ti,
Como instrumento físico para Tu tarea.

ENTRA SEÑOR EN MI CUERPO
Te entrego mis ojos, para que Tu mirada inunde de LUZ,
a los hombres;
Te entrego mi lengua, para que Tu palabra los colme
de sabiduría y esperanza;
Te entrego mis oídos, para que escuches el llanto de los que sufren
y la risa de los niños;
Te entrego mis manos, para que sanes a los enfermos
y acaricies a todos los seres;
Te entrego mis pies, para que camines por el mundo.

ENTRA SEÑOR EN MI CORAZÓN
Desde aquí, irradia AMOR a todo lo viviente:
Trasmuta deseos y pasiones, en sentimientos de alegría,
compasión, ternura y armonía.

ENTRA SEÑOR EN MI MENTE
Desde aquí, irradia Tu PAZ;
Disuelve todos los pensamientos negativos
que separan a los hombres de Ti.
TE AMO SEÑOR, CON TODO MI CORAZÓN,
MI CUERPO Y MI MENTE
MAS YA NO SOY YO,
SINO TU, EN MI
Y EL PADRE EN NOSOTROS.
Om mani padme aum !!!!
(éste mantram es un llamado a Tu Maestro Interior)
Angeles Solares
     
   
     
 
Señora haz de mi lo que quieras, siempre será lo mejor aunque yo no lo entienda.
     
   
     
 
Con la llegada del día abrazo a mi madre, con la llegada de la noche me uno con mi padre
y en el trayecto de la tarde respirare su ley y no interrumpiré estas comuniones hasta el final de los tiempos.
     
   
     
 
Entro en el jardín eterno e infinito reverenciando al padre celestial, a la madre terrenal
y a los grandes maestros. Reverenciando a la santa pura y digna enseñanza y a la hermandad de los elegidos.
     
   
     
 
“Nada te turbe nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda la paciencia todo lo alcanza.
Quién a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta” Santa Teresa de Jesus
     
     
Universidad de la Conciencia - 2009 - Argentina. Todos los derechos reservados.    Diseñado por
 Dos Design - Diseño Gráfico